La ciencia cubana confirma su valía en las decisiones para enfrentar la COVID-19

El presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, con científicos y expertos que participan directamente en el desafío a la COVID-19 en el país, se sigue demostrando que los análisis y valoraciones que en dicho escenario se realizan ratifican la valía del aporte de la ciencia para la toma de decisiones, sobre todo en los momentos más complejos.

La reunión reconoció el mandatario constituye una muestra de que en medio de las actuales circunstancias todavía podemos perfeccionar la gestión de Gobierno a partir de las propias evidencias que nos va dando la investigación científica, y eso, una vez más, confirma la importancia de todo el trabajo que se hace desde este ámbito en función del enfrentamiento a la epidemia.

Tras escuchar el análisis presentado por el doctor en ciencias Pedro Más Bermejo sobre la evolución de la enfermedad en el país y su comparación con otras 12 naciones que han tenido un comportamiento similar al de Cuba en estos meses, el Jefe de Estado reconoció que, aun cuando en los últimos días hemos tenido también que hacer frente a un nuevo brote, hay un elemento que nos distingue y es que en ningún momento ha colapsado nuestro sistema de Salud.

Tomado de:http://www.cubadebate.cu/noticias/2020/09/03/la-ciencia-cubana-confirma-su-valia-en-las-decisiones-para-enfrentar-la-covid-19/

Soberana 01: De los pobres y para los pobres

Tres meses son 90 días, 2 mil 160 horas, 129 mil 600 minutos y 7 millones 776 mil segundos. Ese es el tiempo en que los científicos cubanos abrieron una puerta a la esperanza con la elaboración de un candidato vacunal contra el nuevo coronavirus. Es el tiempo que necesitaron para demostrar la capacidad de nuestros profesionales y de la industria biofarmacéutica cubana.

Orgullo aparte, porque nos pusieron otra vez en el firmamento científico mundial, lo que han hecho confirma la validez de una idea que desarrolló Fidel Castro cuando la noche era más oscura.

Porque lo hizo en pleno Período Especial y proyectó el desarrollo bajo la premisa de concertar los esfuerzos de los investigadores con la producción, para que los resultados fueran tangibles y salvaran vidas.

En distintas fases de estudio hay en el mundo científico unos 200 candidatos que pudieran o no convertirse en una vacuna efectiva. Que existan, sin embargo, no significa que estén a disposición de Cuba, porque ya sabemos todos los obstáculos que tenemos que saltar en el mercado internacional.

Por eso, tener una esperanza nuestra, que no depende de nadie y que también salvará vidas, significa plantar otra bandera en la defensa de la soberanía nacional.

Es esa la razón por la que el novedoso candidato vacunal cubano ha sido llamado Soberana 01, un nombre simbólico que es toda una declaración de principios. Pero también, como dijo a las colegas de Cubadebate una de las investigadoras, Dagmar García, la vacuna que desarrollamos es para nosotros y para los pobres.